Google+ El Malpensante

Iceberg

El mugre bajo la alfombra (1), (2)

   

 © Debra Hardesty • Corbis

 

El mugre bajo la alfombra (1)

Bastantes comentarios y algunas cartas, como las que publicamos en nuestro correo, han llegado a esta redacción a raíz del artículo del profesor Pablo R. Arango en el número anterior. El asunto de las publicaciones universitarias, y en general de las prácticas que pelechan en sus alrededores, tiene tantas puntas como un puerco espín, y vamos a seguir quitándolas con cuidado a ver si llegamos a la piel del feo animalito (y con seguridad algunos implicados en el proceso van a resultar puyados). Durante la edición del artículo “La farsa de las publicaciones universitarias”, en las conversaciones que sostuvimos con el autor, nos contó varios casos de prácticas no muy limpias que había advertido durante su trabajo como director de la Editorial de la Universidad de Caldas, las cuales van más allá de la horrible escritura y la falta de crítica. Un caso en particular nos llamó la atención; teniendo en cuenta que no es el único que conocemos y que llegó a instancias como el Ministerio de Educación y algunos medios –y que no pasó nada–, vamos a exponerlo en esta breve nota.

El caso fue así: en 1987 el profesor Luis Enrique Orozco Silva, de la Universidad Javeriana, publicó un módulo titulado Epistemología, para uso en el Sistema de Educación a Distancia de la institución capitalina. Hasta ahí todo bien: se trata de un libro que recoge conceptos generales sobre epistemología, que, debemos recordar, se define en el DRAE como “Doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico”. Diez años después los profesores Pablo Emilio Gómez Díaz, Raúl Ancízar Munévar Molina y Josefina Quintero Corzo publicaron en la Universidad de Caldas un módulo, también para el programa de Universidad Abierta, titulado Reflexiones epistemológicas. Seguimos bien: el tema da para que se publiquen toneladas de material, como efectivamente sucede en nuestro medio.
 
Desocupado que es el profesor Arango, le dio por cotejar ambos libros, y en el de Orozco leyó un párrafo q...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio de 2009
Edición No.98

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes