Google+ El Malpensante

Iceberg

Mi número 100; ¿En qué Planeta vivimos?; De las proporciones; Dos carátulas, dos erratas

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

Mi número 100

En 1996, cuando empezamos a publicar El Malpensante, no pocas personas aplaudieron nuestro arrojo, pero de inmediato le presagiaron el peor de los futuros. “Lástima”, nos decían, “en Colombia proyectos así se acaban pronto”. Pues bien, aquí estamos trece años después, no solo disfrutando de una salud contagiosa sino alcanzando nuestro anhelado número 100. Lo hemos conseguido a pesar del pesimismo ambiente, de las dificultades para encontrar pauta y del clima de histeria y polarización que vive el país. No es una historia distinta a la que, antes de nosotros, han vivido muchísimas otras publicaciones literarias. En sus cartas, Jorge Gaitán Durán, el legendario director de la también legendaria revista Mito, se quejaba de exactamente lo mismo. Así pues, despreocúpense: no hallarán en lo que sigue el clásico lamento por la falta de apoyo, estatal y privado, que distingue a las publicaciones culturales. Tampoco citaremos ejemplos magníficos como el de Bill Clinton, ex presidente de Estados Unidos, que decidió enviar una elogiosa carta a los editores de Harper’s cuando la revista cumplió 150 años. En su lugar, proponemos una celebración: la de los lectores de El Malpensante. Estamos convencidos, a diferencia de tantos editores modernos, de que nuestro público es inteligente, de que sabe apreciar la buena escritura, de que no se desanima ante los textos largos, de que entiende la ironía y de que aprecia la curiosidad intelectual. A menudo ese público ha sido definido como una élite, y nosotros estamos de acuerdo si ello presupone que es una élite de actitud, no de origen social ni clase económica. Dicho de otra forma: El Malpensante es leído por el pequeño grupo de los que rechazan las soluciones fáciles y tratan de pensar su mundo con dosis cambiantes de humor y perspicacia. De los que, fieles a la consigna de Antonio Gramsci, mantienen el escepticismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad. Eso presupone que aquí tratamos a la gente como si fueran adultos, evitando esa nociva tendencia a la infantilización que ahora campea en tantos medios. En los ojalá largos años que siguen, si de algo pueden estar seguros nuestros lectores es de que seguiremos tratándolos con la misma cortesía.

 

...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2009
Edición No.100

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes