Google+ El Malpensante

Correo

La historia del pene, 1; La historia del pene, 2; ¿Dónde están los malpensantes?; Sobre la entrevista a E.M Cioran

Los lectores opinan

La historia del pene, 1

Desde cuando en el número 99 de El Malpensante se hicieron las primeras referencias a los versos de “La historia del pene y aledaños...”, sentí el impulso de escribir los lejanos recuerdos que tengo sobre ellos, y que provienen de mi ya lejana juventud, como decía Alberto Lleras.

En el colegio San Francisco Javier, en Pasto, hacia 1959, empezó a circular, primero de manera oral y más tarde en copias mecanografiadas, una serie de versos que conformaban la mentada historia. 
A riesgo de ser expulsados –sanción académica– o, peor aún, excomulgados –sanción canónica– por los rígidos ensotanados que dirigían el colegio, casi todos los muchachos nos aprendimos de memoria esos versos, y en los recreos los corrillos más numerosos eran los que se hacían alrededor de dos declamadores insignes: Juan Hernán Ortiz y Vicente Ferrer Apráez. El primero quiso unirse más tarde a las huestes ignacianas, pero al parecer este antecedente subversivo había sido detectado y no pudo ser, como hubiera querido, otro taciturno levita de Loyola; tampoco logró profesar entre los “domini can”, por iguales razones. En cuanto a Ferrer Apráez, fue dado de baja de las Fuerzas Armadas por su pervertido comportamiento, ya que por las noches no dejaba conciliar el sueño a sus compañeros de armas, pues como sonámbulo no hacía otra cosa que recitar con su voz cavernosa, una y otra vez, los procaces versos.
La pregunta es: ¿cómo llegó esta historia, en la pastoril y pacata Pasto, a manos de unos impúberes cuyas imaginaciones de quince años hervían de calor con estas lecturas?
La hipótesis más aceptada en esos tiempos era que el dichoso documento fue filtrado por un cura anhelante de los favores de un interno, a quien en medio de los requiebros se lo dictó, y éste muy presto lo mecanografió y repartió copias a sus condiscípulos. Guardo una de esas copias hace más de cincuenta años (al igual que León Cadavid) como un tesoro entre mis papeles secretos, hoy de forma insólita puesto en evidencia por esta excelente revista.
Omito remitir copia del texto pues no difiere en nada con la versión que publicaron, pero la veracidad de lo afirmado puede confirmarse con los dos ilustres pastusos que mencioné, todavía sobrevivientes de tantas hecatombes.
 

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Septiembre de 2009
Edición No.101

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes