Google+ El Malpensante

Iceberg

Frontera de Gabo; Mes a mes, más malpensantes

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

Frontera de Gabo

© Piero Pomponi. Getty images

En la edición anterior de El Malpensante publicamos un cuento de García Márquez escrito hace 57 años. 

Tal parece que no estamos solos en el proyecto de desempolvar escritos del joven Gabo: hace un mes el productor mexicano Rodolfo de Anda compró los derechos de un guión escrito por el Nobel colombiano hace más de 40 años. 

Al igual que el cuento curiosamente urbano que publicamos en la edición 88 de nuestra revista, el guión que compró De Anda transcurre muy lejos de los patios polvorientos y las niñas voladoras de Macondo. Se trata de un western situado en plena frontera de México con Estados Unidos.
Sí, un western, protagonizado por un pistolero viejo, llamado “Frontera”, y su joven aprendiz; con una geografía árida, desierto, cactus; apaches, yanquis, mexicanos, soldados, caballos, persecuciones, tiroteos y mucho sol.
El guión fue escrito por Gabo a finales de los cincuenta junto con Luis Alcoriza, guionista de varias de las películas de Buñuel realizadas en México, entre ellas Los olvidados.
Hace casi cuatro décadas, Alcoriza acometió el proyecto de rodar Frontera e invitó a De Anda a protagonizar la película en el papel del pistolero joven. De Anda aceptó la propuesta, pero el proyecto quedó en el aire. Alcoriza murió en 1992. García Márquez ni se acordaba de la existencia de Frontera; cuando De Anda le preguntó por ese guión, Gabo se limitó a decir que lo había escrito “antes de Cien años de soledad”.
Hace un mes De Anda compró los derechos del guión al heredero de Alcoriza, pidió autorización a Gabo y recibió un sí como respuesta. Ahora De Anda anda buscando un director para el proyecto, comienza a pensar en las locaciones fronterizas y se debate entre Gael García Bernal y Diego Luna para interpretar al pistolero joven, que hubiera podido ser él mismo hace casi cuarenta años.
La relación de Gabo con el cine ha sido larga e intermitente; una especie de amor no correspondido. Estudió cine en Ro...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2008
Edición No.89

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes