Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Nora Lezano, el ojo del rock

Introducción de Daniel Riera

Así la bautizó un funcionario cultural en los años noventa. Y aunque Nora Lezano ha fotografiado muchas otras cosas, en una época solo pudo fijarse en lo que hacían los músicos encima de un escenario. De esa obsesión resultó la espléndida colección de fotos que aquí puede verse.

Nueve de cada diez fotógrafos se creen artistas. Nora Lezano lo es y no se lo cree. Tuve la suerte de trabajar muchas veces con ella. No hay manera de imitarla: la gente que va a retratar está enamorada de Nora desde mucho antes de que dispare el obturador. Eso no se aprende en escuelas de fotografía. No lo intenten en sus casas: no se puede ser como Nora sin ser Nora. Me recuerdo sacadísimo, discutiendo con un jefe de prensa en un departamento anodino en el centro de Río de Janeiro, mientras ella y yo aguardábamos la llegada de Caetano Veloso, a quien no conocíamos personalmente.

–Las fotos las tienen que hacer acá adentro. Caetano no quiere hacerlas en exteriores –dijo su jefa de prensa.

–¿No les parece extraño, por no decir ridículo, traer un fotógrafo al Brasil para que se limite a hacer fotos en un departamento?

–Las condiciones son esas, lo siento mucho.

Nora permanecía en silencio, ajena a la discusión, hasta que llegó Caetano. Entonces le dijo, simplemente:

–Caetano, ¿vamos a la playa?

–Vamos –contestó Caetano. Y fuimos.

Es una pena que no le haya pedido que le firmara un cheque en blanco o que le cediera los derechos de autor de sus canciones, porque Caetano habría hecho cualquier cosa que ella le pidiera. Nora no había escuchado un disco entero de Caetano en su vida, apenas unas canciones sueltas del disco Livro, que acababa de salir. A mí me parecía que era un error que llegara en ese estado a fotografiar a semejante monstruo. El equivocado era yo: Nora sabía muy bien lo que estaba haciendo, en la medida en que fotografía personas, no monstruos. Y su vínculo con las personas es mucho más íntimo que enciclopédico.

La escena se repitió cada vez que trabajamos juntos, con cada una de las personas que yo entrevisté y ella retrató: entrega incondicional e instantánea. No sé cómo lo logra, pero lo logra. Siempre. Cuando quiere jugar, los retratados se convierten en niños para ella: saltan, hacen morisquetas, se disfrazan, lo que ella pida... Así logró, dicho sea de paso, su increíble colección de perros, dibujados a pedido de Nora por gente como Pa...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Nora Lezano

Ha retratado a grandes estrellas de rock. Fue invitada al Festival Malpensante 2010, donde presentó una exposición con algunas de estas fotografías.

Junio de 2010
Edición No.109

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes