Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Memoria del subsuelo

Fotografías de Jerónimo Rivero

Un viaje al fondo de las minas bolivianas, un retrato del trabajo ingrato y del oscuro paisaje a 200 metros de profundidad en este portafolio con fotografías de Jerónimo Rivero y textos de Thomas Prola.

 

En pleno corazón del continente, los Andes se abren en dos ramales para formar el altiplano boliviano: una inmensa llanura dorada, que el viento helado de 4.000 metros de altura limpia constantemente. Las colinas albergan gran parte de la materia prima con la que se ha escrito la historia de Bolivia. Penetrar hasta el fondo de esa tierra árida es descubrir toda la riqueza de un país muy pobre: plata, estaño, plomo y zinc. Miles de toneladas de mineral han sido extraídas desde tiempos precolombinos y han marcado desde entonces el destino de una nación entera. Según la leyenda, en los mejores años hubo tanta plata que se podría haber construído con ella un puente entre Potosí (suroriente de Bolivia) y Madrid (tierra de los conquistadores y destino final del mineral).

Este reportaje gráfico del argentino Jerónimo Rivero, con textos del antropólogo francés Thomas Prola, penetra en esa larga y oscura historia de explotación del subsuelo andino. Las fotos fueron tomadas entre febrero y junio de este año, en varias minas del departamento de Oruro. Juntas logran recrear un día de trabajo minero con todos sus bemoles: el olor a arsénico, el calor sofocante, el angustioso silencio y las vetas secas que hacen cada vez más difícil este oficio, frecuentemente ignorado por todo el mundo, a menos que una desgracia arroje luz en la oscuridad de la mina, como ocurrió recientemente en Chile.

La crisis de la minería de Estado a finales de los ochenta empujó masivamente a los mineros a trabajar en cooperativas. Hoy, el 80% son cooperativistas. Trabajan en cuadrillas de tres, cuatro y hasta seis hombres, en jornadas que inician desde las 7 de la mañana regularmente hasta las 4 de la tarde, aunque es frecuente que el trabajo se extienda hasta las 10 de la noche, y que en ocasiones lleguen a pasar 24 horas en los socavones. Todo depende de lo que encuentren, si hay suerte se quedan.

En la mina de plata de San José, una vez al mes, por lo general el día 12, los mineros preparan el material para ser entregado. Primero muelen la plata, después la lavan para separarla de la piedra, la dejan secar al sol y al final la empacan en sacos que se acomodan para ser cargados en la volqueta (3). El resto de los días del mes, la jornada comienza normalmente con el descenso a través de la bocamina (4).

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jerónimo Rivero

Publicó Libro "A traviesa" (Ministerio de Cultura de Colombia, Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI)

Noviembre de 2010
Edición No.114

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes