Google+ El Malpensante

Iceberg

Álbum fotográfico de los cerros orientales

  

No, no se trata de un proyecto de anuario escolar de los años setenta. La imagen que están viendo en la página 12 tiene motivos muy distintos: en respuesta a la columna de arquitectura que publicamos en la edición anterior, un lector nos envió esta fotografía del columnista Juan Luis Rodríguez junto a unos amigos, con un paisaje de la Bogotá de la época al fondo.

Para los que no lo recuerdan, la columna se titulaba “Salmona: lección póstuma” y recordaba una convicción del más importante arquitecto del país, que parece haberse diluido a pesar de todos los homenajes celebrados en su nombre: los cerros orientales son uno de los patrimonios más grandes que tiene Bogotá.

En la foto, el columnista y sus amigos están en la cancha de fútbol del Gimnasio Moderno de espaldas a los cerros. Al fondo, apenas se ve un edificio y se alcanza a vislumbrar un tramo de la vía que va a la Calera. Lamentablemente, cualquiera que se pare en ese punto de la carrera 11 y mire hacia el oriente hoy en día verá montones de edificios y menos de una cuarta parte de los cerros que se aprecian en la fotografía –eso en caso de que la gruesa capa de contaminación de la zona lo permita.

Los cerros ocupan un lugar protagónico en la vida bogotana. Casi todos le hemos dicho alguna vez a un recién llegado que los busque para ubicarse, y probablemente ninguno haya escapado a ese momento de las cinco y media de la tarde en el que se vuelven completamente anaranjados mientras las calles comienzan a llenarse de personas que regresan a sus casas. Es más, cuando a los bogotanos se les preguntó qué lugares de la ciudad querrían guardar en imágenes para el próximo siglo en la Urna Bicentenaria, la mayoría respondió que los cerros.

¿Llegará el día en el que sea imposible verlos? Con el ánimo de sortear ese aparentemente irremediable destino y atendiendo al deseo de los bogotanos de conservarlos, hemos creado una urna abierta para que los que tengan fotos, nuevas o viejas, con los cerros de fondo, las envíen y así construir una memoria de cómo ha cambiado la silueta oriental de Bogotá.

Las imágenes que nos manden serán publicadas en facebook.com/elmalpensante (www.facebook.com/album.php) y en nuestra cuenta de flickr, o incluso en un número futuro de la revista.

Ojalá que a la vuelta de los años este &aacut...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Febrero de 2011
Edición No.116

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes