Google+ El Malpensante

Columna

El efecto Mary Poppins y la democratización aérea

Tratar de rajar a la burocracia resulta una tarea fácil desde el lugar común. Una lectura más cuidadosa de la situación de un par de países abre nuevas perspectivas al respecto.

© Chuck Savage • Corbis

 

Hay figuras por las que el grueso de la opinión no daría un peso, figuras que hacen las delicias del caricaturista y llevan el pan a la mesa del periodista de investigación, pero sin las cuales la vida sería un infierno. Entre los muchos ejemplos de ellas quizás las tres más notables sean el banquero, el político y el burócrata. Con qué gesto desprendido de gran señor se declara en nuestro país, en muchos países, el horror a la burocracia, el deseo de impedir que la sociedad adquiera el tono gris de los banqueros, la necesidad de que las cosas no se politicen. En alguna ocasión un personaje muy encopetado, que en ese momento encabezaba la Cámara de Comercio de Bogotá, manifestó su temor cerval a que las elecciones de Bogotá “se politizaran”. Pero esas declaraciones descabelladas solo son posibles porque se construyen sobre la base del desprestigio masivo de la actividad a la que se están refiriendo.

Y por eso los practicantes de cada una de ellas tratan de borrar sus huellas. Los banqueros y financistas se dejan cola de caballo, si son hombres, y llevan mochila arhuaca ostensible y jeanes, si son mujeres. Los burócratas buscan ser chéveres, leen a Foucault si son ilustrados y a Coelho si no; por la noche se desdoblan en harlistas. Los políticos... los políticos encarnan el caso extremo, porque crecientemente han hecho de su profesión el arte de tratar de no parecer políticos. Algunos de ellos construyen carreras completas sobre esta mímesis negativa. A todo esto lo llamo el efecto Mary Poppins. Una señorita muy maja –en este caso no Mary, sino el instinto de supervivencia– les enseñó a estas gentes que no convenía ser, o parecer, gris, y ahora todos ellos andan con bonitos paraguas, y tratan de usarlos para volar líricamente en el viento. Claro que se dan totazos muy rápido. Pero ésa es otra historia.

Espero que el lector no vaya a malentender estas observaciones. Disfruto y aplaudo tanto o más que cualquier otro cuando el periodista de investigación denuncia al político venal o asesino, al funcionario que roba, al banquero abusón e ineficiente (que en Colombia proliferan). Y de hecho celebro casi con igual intensidad el que incluso los que no incurren en práct...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Octubre de 2011
Edición No.124

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones