Google+ El Malpensante

Decálogo

Diez pequeños milagros laterales

Dossier 23 decálogos

Uno de los placeres más intensos de la vida ha de ser enfrentarse a una genuina obra maestra en el campo principal de actividad que uno ha escogido. Hay excepciones, claro (cuando John Lennon estaba semirretirado decía que no oía radio, porque si la canción era mala le daba rabia, y si era buena le daba envidia). Pero en general creo que la regla se mantiene. Sin embargo, un goce más oblicuo, más sutil por tanto, es pescar maravillas en campos en los que uno no aspira a ningún saber especializado, o que cultiva solo como usuario. Durante años he coleccionado éstos que para mí son “milagros laterales”, y aquí ofrezco una muestra.

Uno. El promedio literario de Stephen Jay Gould. Uno le perdona a los escritores prolíficos –digamos Balzac– que produzcan mucha basura. Si una de cada cinco cosas que segregan es buena, eso ya es suficiente. Pero de lo mucho que he leído de Jay Gould, casi todo de divulgación junto con una que otra pieza más seria, no he encontrado nada siquiera mediocre.

Dos. La partida 10 del match por el campeonato mundial de ajedrez entre Capablanca y Lasker (1921). Hay miles de partidas de ajedrez que producen placer estético auténtico (“El ajedrez, como la música, como el amor, hace a los hombres felices”, decía el gran Tarrasch). Pero ésta es una gema única. Capablanca va poniendo de rodillas metódica y morosamente, sin gestos pero sin concesiones, a su genial rival, hasta que lo paraliza. Es como un meticuloso striptease de la Verdad, así con mayúsculas: se va despojando de cualquier adorno, de cualquier impureza, de cualquier alarde, hasta que queda lo que debería quedar, es decir, (casi) nada.

Tres. El final de Casablanca. Si alguien quisiera escribir algún texto realmente vibrante sobre la decadencia de los tiempos que corren, tendría que comenzar constatando que Hollywood ya no es lo que solía ser. En los cincuenta el final feliz no era una obligación. Ahora lo es (de hecho, no hace mucho se atrevieron a hacer con esta regla un grotesco remake de Psicosis).

Cuatro. Un elogio a la inutilidad. El gran matemático inglés Godfrey H. Hardy escribió Apología de un matemático, una autobiografía en la que defiende la disciplina que amó precisamente por su perfecta y absoluta inutilidad. Maravillosamente escrita, y referente doblemente irónico (pues el área específica de Ha...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Noviembre de 2011
Edición No.125

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes