Google+ El Malpensante

Columna

Verano

Una pausa, mar, sol y anaqueles repletos de malos libros sirven como pretexto para dedicar este elogio al arte de hacer nada.

"Todos los días son vísperas de algo."

JORGE DÍAZ

 

Ayer fue el día en que mi asueto veraniego tuvo la indecencia de llegar a su fin. Como todavía me encuentro en estado de negación, con el cerebro bronceado y la virginidad más completa acerca de lo que pudo haberle ocurrido al mundo en este lapso, no he sido capaz de escribir sobre alguna “cuestión palpitante” y tendrán que resignarse a leer, como legañosos profesores de primaria a la vuelta de clases, una composición sobre las vacaciones.

Las mías fueron de un mes completo, y la catalepsia mental en que sigo sumida debe tener que ver con que, por una vez, me las tomé en serio y no usé las horas del verano para editar algo ni para leer manuscritos ni para revisar los apuntes del libro que nunca voy a escribir; tampoco para tejer o retapizar o adelgazar, todos asuntos importantísimos que vivo posponiendo para cuando tenga tiempo. No, me fui tan completa y dedicadamente de vacaciones que las escasas veces que me asomé al correo electrónico veía los mensajes pasar con una abulia total, como si fueran para otra persona. “Lo siento –decía mi otro yo–, por mí te respondería, ya sabes que soy una contestadora patológica de e-mails, pero hoy algo me lo impide”. Qué esponjosidad se siente, debería hacerlo más a menudo.

¿Qué hice? Pues nada, de eso se trata. Por desgracia no me cuento entre las personas con energía que preparan excursiones, trazan itinerarios, se trasladan con equipamiento, conocen ciudades, se fijan metas para el viaje y consideran un triunfo volver agotadas porque eso significa que han aprovechado muy bien el tiempo: han llegado a lo más alto de un monte, han hecho mil quinientas cuarenta y ocho fotos, han conseguido una ganga con aspecto precolombino, han aprendido a hacer surf, se han amigado con el nativo sociable (siempre hay uno). No es que reniegue de la vacación exótica, no es que nada de eso me interese (el surf me interesa), pero digamos que soy inmune al fervor deportista de los demás, o más bien que tengo un pequeño problema con la idea de movimiento. Siento una atracción fatal por las superficies mullidas y horizontales, por la morosa siesta sin culpa, esa que se acomete tendidos de...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Andrés Garrido

Según la lógica ridícula y regionalista de quien escribe, la gente en la Costa no lee. el articulo es atrevido e intelectualmente pendenciero

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Marzo de 2012
Edición No.128

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes