Google+ El Malpensante

Columnas

El libro, esa cosa

¿Qué futuro le espera al libro como objeto? Una reciente estrategia para exhibir zapatos en Chile da algunas pistas al respecto.

© Adriana Williams | Corbis

 

Por estos días hubo un mini-mini-mini-escándalo en mi ciudad, un breve episodio de esos que se difunden rápidamente e igual de rápido van a perderse y morir en el mar de las notas olvidadas, reemplazados por otro brote de repudio o entusiasmo agudo pero igualmente vaporoso. Una persona hizo llegar a la prensa una fotografía de la sección de zapatería masculina de una nueva y gigantesca tienda por departamentos. (Cuánto le debe el periodismo ciudadano –tan alternativo, tan de base– a ese símbolo del consumo pos pos todo que es el iPhone.) Como soportes para la exhibición de zapatos de vestir para hombres de clase media, los decoradores de estos über-almacenes habían escogido libros viejos, con toda seguridad comprados al bulto, por kilo, y luego cortados por la mitad y tratados con barnices y pegamentos hasta convertirlos en atrezzo, en un remedo pobre y teatral de rincón antiguo; pequeñas gradas hechizas, oscuras, duras, como altares paganos pero rebajados a la más humillante de las funciones simbólicas: estar debajo de lo que está abajo de todo, a ras de suelo. La figura era irresistible por lo insultante y, por unas horas, los letraheridos, los biempensantes genéricos y los alharacos pusieron –pusimos– el grito en el cielo con estática de las redes sociales: ¡han roto libros para vender zapatos!

Como el sacrilegio me venía de perillas para una clase que doy en la universidad –y porque tenía que comprar una estufa, caramba, me estaba muriendo de frío–, fui al centro comercial a ver los zapatos del delito. Y era toda la tienda una delicia para los buscadores de paradojas y los antropólogos de la modernidad, porque los libros transformados en ladrillos solo hacían parte de una propuesta decorativa mayor, una incongruencia plegada sobre sí misma de tantas vueltas como se daba, sin querer.

La puesta en escena consistía en disponer por aquí y allá artefactos despendolados de hace unas décadas a modo de falsas antigüedades. Un viejo secador de peluquería con la clásica forma de huevo, surtidores de gasolina oxidados, cajones amish de mentira, sillas de colegial despintadas y posiblemente dadas de baja en los años setenta. La paradoja, un poco triste, un poco cómica, es ...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Julio de 2012
Edición No.132

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes