Google+ El Malpensante

Columna

El video de la brevedad en la política

La mediatización de los debates políticos ha obligado a los candidatos a desarrollar nuevas destrezas oratorias, propicias para un medio electoral más parecido al reality show que a la democracia. 

 

Cuando al terminar la pasada campaña presidencial estadounidense cientos de diarios reprodujeron el muy mediático abrazo de celebración que se dieron Obama y su esposa, seguramente la frase más repetida en todo el mundo fue: “Una imagen vale más que mil palabras”. Pues no. Pruebe el lector a expresar esa idea –la de que una imagen vale más, etcétera– a través de una sucesión de fotos o dibujos sin texto, a ver si se las arregla. Yo he hecho el experimento varias veces –con estudiantes y con públicos menos cautivos– y no me he encontrado todavía con ningún éxito.

Esto simplemente para resaltar la importancia que tienen el discurso articulado, el argumento, la reflexión, en la política. No creo guardar ninguna prevención conservadora contra la imagen o el video, ni me entusiasman los discursos al estilo de Sartori en su espantoso Homo videns. Por lo demás, paso la mayor parte del día enfrente de pantallas ubicuas (computador de consola, portátil, celular, televisor), con algunas de las cuales mantengo la misma relación de afecto que se puede tener con una mascota. Pero no se puede hacer política sin argumentar. Y aquí sí creo notar un deterioro cierto. La pasión por la plasticidad y la inmediatez ha ido corroyendo la capacidad del público de seguir con atención un argumento sostenido. La desgracia –y el peligro– reside en el hecho de que esto ocurre justo en el momento en que la función de gobierno toma la naturaleza intimidante y equívoca del laberinto. Es muy fácil perderse dentro de ella, incluso para los especialistas. El formato mismo en el que se desarrollan los debates políticos contemporáneos no admite, además, dar cuenta de esa complejidad.

 

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Noviembre de 2012
Edición No.136

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes