Google+ El Malpensante

Portafolio gráfico

Sady González

Selección y textos de Guillermo González y Margarita Carrillo

A partir del 2 de abril, la Biblioteca Luis Ángel Arango abrirá la retrospectiva titulada Foto Sady: recuerdos de la realidad. Esta selección reúne algunas piezas del trabajo realizado por el artífice del más completo archivo que se conserva sobre la Bogotá de mediados del siglo XX, y el más valioso registro gráfico del levantamiento popular del 9 de abril de 1948.

 

Además de haber documentado con su cámara cuatro décadas de la vida nacional, de haber sido uno de los testigos fotográficos más prolíficos del Bogotazo y haber fundado la primera empresa independiente de reportería gráfica en Colombia, Sady González fue un hombre inquieto y versátil, con una fuerza vital que lo llevó a incursionar en el boxeo, el ciclismo y la tauromaquia.

Hijo de padre venezolano y de madre boyacense, su nombre original era Salvador Isidro. Pese a los datos cruzados respecto al año de su nacimiento, hoy se asume que fue en 1913. Después de su primera fotografía de adolescencia –un retrato de su padre Teodosio cuando acababa de morir–, los primeros datos que existen sobre trabajos de Sady se remontan a mediados de la década de los treinta, cuando se desempeñó como fotógrafo cedulador, recorriendo pueblos para hacer un registro de sus habitantes.

A comienzos de los cuarenta, cuando ya había adoptado el nombre de Sady, conoció en la estación de tren de Barbosa a la mujer con quien formaría una familia de siete hijos y quien ejercería una influencia determinante en su carrera: Esperanza Uribe Correa. Se casaron en Medellín el 29 de agosto de 1942 y poco después se trasladaron a la capital. En esta década, Bogotá fue la protagonista de sus fotos; fundó Foto Sady y afrontó, a través de la cámara, los duros días del Bogotazo. Lejos del campo y ante una realidad en radical transformación, el estilo de sus fotografías y la variedad de sus experiencias enriquecieron un catálogo gráfico que lo llevó desde escenarios apacibles de la vida colombiana hasta los más agitados terrenos de la violencia.

Foto Sady estaba justo en el foco de esta ciudad cambiante y en el momento preciso de su más grande sacudida histórica. Cuando los laboratorios fotográficos apenas surgían en Colombia y los medios impresos no contaban con agencias propias de reporteros gráficos, Foto Sady se convirtió en pionera y surtió de imágenes a El Siglo, El Tiempo, El Espectador, Cromos y Semana. “La Foto”, como la llamaban los miembros de la familia y los grandes reporteros que comenzaron allí su carrera, fue también un hogar para los González Uribe. Allí vivieron, y en más de una ocasión tuvieron que defender el lugar con astucia o con ...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Varios Autores

Abril de 2014
Edición No.151

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes