Google+ El Malpensante

Perfil

Noticia para el lector

Un perfil de Aníbal Pérez, escrito de la mano de Guillermo E. Pérez, su hijo. 

Aníbal pérez a los 31 años, en 1948, año en que escribió esta carta © Archivo Familiar


Hace más de sesenta años, enviada por mi padre a su padre, esta carta viajó desde Bogotá hasta Buenos Aires. Ahora la envío de vuelta a su país de origen, sabiendo que los hechos aquí narrados por un joven periodista argentino representan un capítulo fundamental de la historia colombiana.

El 9 de abril de 1948, Bogotá estaba llena de visitantes extranjeros. La ciudad era la sede de la ix Conferencia Panamericana convocada por Estados Unidos. La numerosa delegación gringa estaba presidida por el general George Marshall (el del famoso Plan Marshall), la argentina por el canciller de Perón, Juan Atilio Bramuglia, ex socialista, que por esos días había sido llamado a una audiencia privada con el joven cubano Fidel Castro. Es conocida la anécdota según la cual, después de largas conversaciones con Fidel, Bramuglia escribió sobre él en su cuaderno de notas: “Inteligente. Brillante. (¿Comunista?)”.

Entre los numerosos periodistas que cubrieron la Conferencia Panamericana estaba mi padre, Aníbal Pérez, quien había llegado a Colombia a finales de marzo, enviado por el diario oficialista Democracia, y regresaría a Argentina solo hasta principios de mayo del 48.

Varias crónicas firmadas por él, tanto sobre la Panamericana como sobre el Bogotazo, fueron publicadas en Democracia durante las semanas siguientes. Pero el testimonio más personal, más vivo, de los hechos que mi padre presenció en Colombia está consignado en esta carta.

Tenía 31 años al momento de escribirla. Era un joven apasionado, que estaba tan comprometido con el peronismo como con su trabajo de periodista. Vivía intensamente. Pocos años después, a los 42, moriría en un accidente automovilístico.

Esta carta es lo único que conservo de su correspondencia privada. La comparto con ustedes, con algunos pequeños ajustes formales pero prácticamente en su versión original, tal como mi padre se la envió a mi abuelo en 1948.

Todo el contenido fue mecanografiado, a vuela pluma, con la velocidad asombrosa con que escribía mi padre, según me consta. Est&aac...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Abril de 2010
Edición No.107

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes