Google+ El Malpensante

Artículo

Manual práctico para sobornar a un policía en Colombia.

En tiempos de tanto alboroto por el nuevo Código de Policía, hemos optado por ser constructivos. Por eso, ponemos a disposición del público este breve instructivo elaborado por un artista taiwanés durante una residencia en nuestro país. A partir de un juicioso examen de la idiosincrasia colombiana, el libro del que ha sido tomado este fragmento explica cómo ayudarnos unos a otros cuando la mirada de la fuerza pública nos halle en pecado.

©Ilustraciones por Felipe Rodgriguez

 

1.

Identificar a un policía.

>Antes que nada, usted debe saber que cualquier policía puede detener su vehículo, pero solo un policía de tránsito puede ponerle una multa. Es posible que algunos civiles usen uniformes falsos (o reales) para hacerse pasar por agentes de la ley y aprovecharse de gente inocente. Por ello, es muy importante aprender a reconocer los rasgos distintivos de un policía de tránsito real. Estos siempre manejan un vehículo oficial de la Policía y no uno particular. (Ver figuras 1, 2 y 3)

Fig. 1

 

2.

Encuentro con la policía e infracciones. 

>Un policía de tránsito está habilitado para detenerlo si considera que usted ha cometido una infracción –sea cierto esto último o no–. El policía también podrá solicitarle la realización de una prueba de alcoholemia o la inspección de su vehículo. No lo pierda de vista mientras lo hace. Al comienzo, la conversación suele ser formal e incluye la verificación de su documento de identidad, licencia y papeles del vehículo. El oficial de policía también le informará cuál fue su infracción.

La ausencia de alguno de los siguientes documentos se considera una infracción:

a. Licencia de conducción / b. Documentos de propiedad del vehículo / c. soat (seguro obligatorio contra accidentes de tránsito) / d. Revisión técnico-mecánica.

 

Página 1 de 4

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Yunyu "Ayo" Shih

Es historiador con una maestría en escultura de la School of The Art Institute of Chicago. Este libro es producto de la residencia artística que realizó en Colombia en 2015, Residencias Itinerantes, organizadas por el colectivo 4-18.

Marzo de 2017
Edición No.183

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes