Google+ El Malpensante

Artículo

Lavanda

Traducción de Santiago Villalba

La personalidad humana es tan volátil como un perfume: una fragancia puede contener la esencia de cada persona que fuimos. Sin embargo, el autor reconoce en un mismo aroma a su padre, su vida, soledad y familia. Este ejercicio confirma que solemos perseguir con mayor insistencia lo que mejor conocemos.

 

©Getty Images

 

La vida empieza en algún lugar con olor a lavanda. De pie ante el espejo, recién salido de la ducha, mi padre se afeita. Ahora está listo para ponerse el traje. Lo veo ajustarse el nudo de la corbata, doblar hacia abajo el cuello de la camisa y abotonarlo. De repente, ahí está, como siempre: lavanda.

Sé bien de dónde viene. Un frasquito de elaborada confección descansa sobre el tocador. Un día, cuando una migraña horrible me tumba en el sofá de la sala, mi madre, desesperada por encontrar algo que me distraiga del dolor, toma el frasco, lo destapa, deja caer algunas gotas sobre un pañuelo y me lo acerca a la nariz. De inmediato me siento mejor. Ella deja que me quede con el pañuelo. Me gusta apretarlo en mi puño, con la cabeza levemente inclinada hacia atrás, como si me hubieran golpeado en una pelea y todavía estuviera sangrando. O como he visto a los otros cuando se sienten mareados y caminan por la casa aspirando de vez en cuando un pañuelo arrugado, como un último recurso para evitar el desmayo. Me encantaba el pañuelo, la fragancia secreta que emanaba de sus pliegues. Amaba llevarlo al colegio a escondidas para darle un par de inhaladas furtivas en clase. La fragancia me llevaba de vuelta a mis padres, a la sala de estar, a un mundo sereno cuya esencia lanzaba sobre mí una nube protectora. Olía lavanda y me sentía feliz, acogido, amado. Olía lavanda y me invadían los buenos pensamientos sobre la vida, sobre los que amo, sobre mí. Olía lavanda y sin importar qué tan lejos nos encontráramos, nos reuníamos en una habitación cálida, repleta de almohadones junto al fuego crepitante. Afuera, el murmullo de la lluvia nos recordaba la seguridad de nuestras vidas. Olía lavanda y no hallaba forma de separarnos.

La colonia de mi padre se puede encontrar en cualquier parte. Después de medio siglo continúa luciendo exactamente igual. Si fuera vidente y tuviera la certeza de que se encuentra en esta o aquella tienda, iría ya mismo a comprar un pequeño frasco. La atesorar&iacu...

Página 1 de 6

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

André Aciman

Profesor de literatura comparada en The City University of New York. Autor de ensayos, memorias y relatos, su libro más reciente es la novela Enigma Variations, publicada por Farrar, Straus and Giroux en 2017.

Abril de 2017
Edición No.184

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes