Google+ El Malpensante

Breviario

Carbono 14

Ex jefe de estado colombiano fusilado en méxico por la guerrilla

Carbono 14

José María Melo (1800-1860), chaparraluno, general de Simón Bolívar, prócer de la Independencia, presidente efímero y precursor del socialismo a lo Blanc y Proudhon en Colombia (el año pasado hubo quienes quisieron reemplazar el habitual rostro del Che Guevara por el suyo en la plazoleta de la Universidad Nacional), es el único expresidente colombiano que aún en la muerte permanece exiliado. En honor de sus victorias y derrotas, contamos con el retrato y la caricatura realizados por su tocayo, José María Espinosa Prieto. El primero muestra al general a horcajadas –es decir, todavía con las riendas en sus manos– sobre su caballo, tal vez uno de los que sacrificó con tal de no dejarlo ensillar por enemigos el día en que le hicieron abdicar de su fugaz presidencia. La segunda representa su caída –demasiado literalmente, quizás– ante la coalición de liberales y conservadores. Como caballo viejo no aprende nuevos trucos, y Melo era hombre de agarrar bayonetas y no soltar ideales, una vez expulsado del país terminó en México entre las filas del Benemérito de las Américas, Benito Juárez.

General José María Melo. (1854) Acuarela de José María Espinosa.

Los recientes acontecimientos en el sur de México han puesto sobre el tapete la tradición guerrillera de la nación azteca. Por participar en uno de aquellos episodios fue capturado y fusilado en la población de Juncaná el exgeneral, y Jefe Supremo, José María Melo, oriundo de Chaparral, Tolima, quien alcanzó a gobernar Colombia por escasos ocho meses entre el golpe de Estado que lo llevó al poder y su derrocamiento por un frente nacional de liberales y conservadores al mando del general Herrán. Los sucesos que lo llevaron a la tumba no tuvieron ocurrencia en enero de 1994 [fecha de la nota] sino en junio de 1860. Tras haber sido juzgado y condenado por el Senado, Melo marchó al exilio dejando su patria en las riberas del río Chagres, que aún formaba parte de Colombia, perseguido por Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, en medio de grandes sufrimientos. Prosiguió su destino hasta México, donde penetró a través de la frontera con Guatemala, y gracias a...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores