Google+ El Malpensante

Breviario

Murallas: Una crónica desde el otro lado del Hay Festival

s

Invitado Festival Malpensante 2009

Desde el último puesto de la fila, frente al Teatro Heredia en la ciudad amurallada al lado de Cartagena, comprendí mi vocación, mi lugar en el mundo. La última coma (,) es equívoca, no pretende decir que lo segundo explique lo primero: que “mi vocación” y “mi lugar en el mundo” sean lo mismo; se trata de una coma que separa elementos de una numeración inconclusa, una coma que pudo ser pero le faltaron fuerzas para aceptar que la cuenta terminaba al lado de donde empezaba y que, por lo tanto, sólo comprendí dos cosas, y no más, en ese inspirador lugar al que van las musas de vacaciones. Se trata de una coma incómoda que separa dos personajes distintos: el que soy y el que anhelo.

Mi amplia experiencia en filas (ban­cos, partidos de fútbol, calados para co­ger punta, conciertos, eventos gratuitos de todas las calañas) no me ha preparado para este nuevo formato de fila absolutamente inmóvil. Sólo me queda aferrarme a lo último que se pierde y esperar un acto de lástima desde el otro lado de la ventanilla.
 
De repente, algo se ilumina, no es la esperanza renovada sino el cabello naranja de Fanny Mikey bajo el sol cartagenero. Pasa a mi lado, sonríe, un cachaco (o japonés) se toma una foto con ella, la amiga a mi lado dice emocionada: “¡Mira, es Connie Mikey!’”, envidio su ignorancia de cosas irrelevantes y sigo con la vista a Fanny, quien saluda a todo el mundo y atraviesa la seguridad sonriendo. Detrás de ella dos periodistas, una adolescente hermosa con cachetes rosados y falda de flores, un hippie con mochila, un japonés (o cachaco) con escarapela al cuello y tres escritores no muy famosos entran al teatro. ¡Pueden moverse! Su capacidad locomotiva entre la multitud y a través de la puerta produce un fuerte ardor en mi culo inmóvil, en esta fila también inmóvil, de esta Ciudad Inmóvil de la que alguna vez leí pero en la que no creí hasta conocerla.
 
El Hay Festival me trajo hasta aquí con unos pocos pesos prestados y la ilusión de llevarme de vuelta a casa muchas preguntas. Las únicas que tengo hasta ahora son las mismas que deben rebotar en las cabezas de mis compañeros de fila y que ocasionalmente se convierten en voz y se estrellan contra el vidrio de la taquilla: ¿van a vender más boletas?, ¿vendrá Gabo, Lizarazo o Jeringa...

Página 1 de 3

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ángel Unfried

Director y editor de la revista El Malpensante. Ha colaborado en Diners, Shock, Bacánika, La República y El Heraldo. Editor y relator de varios talleres de la FNPI.

Febrero de 2006
Edición No.68

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes