Google+ El Malpensante

Iceberg

Relevos malpensantes; 94 lado B

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías

© Diego Patiño


Relevos malpensantes

Los lectores minuciosos de esta revista –y que los hay los hay, como pasa con las brujas– detectarán que en esta edición aparece un cambio importante en los créditos. Yo, que durante doce años y un par de meses fui director, ahora paso a ser “fundador”, mientras que Mario Jursich, quien hasta diciembre era el subdirector, ahora tiene el título y, más que el título, la responsabilidad de ser el nuevo director.

Dado que sigo siendo el propietario y el principal apoyo financiero de la revista, algunas personas me han preguntado por las razones de este cambio, y no he sabido dar ninguna rara. No me estoy divorciando del destino de El Malpensante y tampoco noté mayores incompetencias de las que ya tenía anotadas en el inventario al mirarme una mañana en el espejo. Las criaturas tienen los padres que tienen, no los que se merecen, y eso sigue siendo cierto para esta revista. Simplemente sucedió que el tiempo había pasado, y en una de ésas entendí que un ciclo vital se había cumplido para mí. Algo me decía que el exigente puesto de director me comenzaba a pesar y que debía sacar la cabeza por otro hueco. Dejo, pues, la responsabilidad en manos de Mario, el único otro miembro del equipo fundador que aún nos acompaña, y él la asume con ganas. Sé bien que es mucho más que competente para el puesto, pero ésta no es una razón rara para nombrarlo. Al contrario: es la única válida.
El cambio no se decidió de manera súbita, fue planeado a todo lo largo de 2008. De ahí que los lectores tal vez noten un nuevo énfasis, una renovación de estilo, algunas excentricidades interesantes que resultan casi obligatorias para todo director que se le mide a una revista como ésta, mas no un cambio drástico de personalidad. Convinimos en que El Malpensante no dejará de tener un alma paradójica y en que honrará los compromisos adquiridos con sus lectores a lo largo de doce años. Seguiremos siendo agentes de una literatura contagiosa, alegre e invasiva; seguiremos inter...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Febrero de 2009
Edición No.94

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes