Google+ El Malpensante

Rock

Filosofía cara y zapatos ingleses

Hace un año, en marzo del 2004, la revista Esquire le preguntó a David Bowie lo que había aprendido en la vida. He aquí algunas de sus respuestas, para que nadie diga —como a menudo parece— que no hay vida inteligente en el planeta rock.

—Con un traje, siempre se llevan grandes zapatos ingleses. No hay nada peor que remilgados trabajitos italianos al final de la raya del pantalón.

—Enfréntate a un cadáver al menos una vez. La ausencia absoluta de vida es la confrontación más perturbadora y desafiante que nunca tendrás.

—No espero que la raza humana progrese en muchas áreas. Sin embargo, tener un hijo con el oído infectado te hace agradecer los antibióticos.

—La fama puede agarrar a gente interesante y lanzarla a la mediocridad.

—La conciencia deprimente en esta época de atontamiento es que las preguntas han pasado de “¿Tenía razón Nietzsche acerca de Dios?” a “¿De qué tamaño tenía el pito?”.

—No confíes en nada, salvo en tu propia experiencia.

—Cuando estoy atrancado para terminar una letra saco mi último recurso: abrumadora falta de lógica.

—Nunca eres quien piensas que eres. En algún momento de los ochenta una viejita se me acercó y me dijo: “Señor Elton, ¿podría darme un autógrafo?”. Le dije que yo no era Elton sino David. Ella replicó: “Oh, gracias a Dios. No puedo soportar su cabello rojo y todo ese maquillaje”.

—No son quienes tú piensas que son. Cuando fui por primera vez a Estados Unidos, hacia 1971, mi guía en Nueva York me dijo un día que la Velvet Underground iba a tocar más tarde en el Electric Circus, que estaba muy cerca. Yo era el más grande fan de la banda en el Reino Unido, creo. Llegué muy temprano y me ubiqué al frente, en la zona de candela. La presentación estuvo tremenda, y me aseguré de que Lou Reed pudiera ver que yo era un verdadero fan, cantando todas las canciones. Después del show me fui a un lado del escenario, donde estaba el camerino. Toqué la puerta y alguien de la banda respondió. Luego de los cumplidos de rigor pregunté si podía conversar un poco con Lou. Él se mostró desconcertado pero me dijo que esperara un minuto. Luego Lou salió y nos sentamos a hablar acerca de la escritura de canciones por algo así como diez minutos. Me fui del lugar flotando en una nube, después de haber cumplido un deseo de juventud. Al día siguiente le conté a mi guía lo tremendo que había sido ver a la Velvet e...

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Marzo de 2005
Edición No.61

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Vampiros en Cartagena


Por Luis Ospina


Publicado en la edición

No. 101



¿Qué puede salir del encuentro entre tres cinéfilos reunidos para hablar de lo que más les gusta? Esta desempolvada entrevista puede ofrecer una respuesta. [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Científicos burócratas


Por David Graeber


Publicado en la edición

No. 151



Los centros de investigación en ciencia y tecnología han copiado en mala medida los vicios del mundo corporativo. El resultado es que el quehacer de la actividad científica transc [...]

Elogio del menosprecio


Por Christy Wampole


Publicado en la edición

No. 153



Comentarios exaltados, tuits furiosos, alaridos digitales. Vivimos en tiempos de indignación masiva. Sin embargo, aparte de amargarnos la vida, generalmente no cambiamos nada. ¿Existe al [...]

Columnas

La comba del palo

El control del comercio sexual

En uso de razón

¿Qué hay de nuevo en WikiLeaks?

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones

No lo veo claro

Mary Roach y sus cadáveres fascinantes