El poder es a la vez circunstancial y perenne, esta dualidad lo convierte en herramienta terrible de los que se enajenan con él.”

Publicado por Raúl A. Mejía