Ahora todo lo que pudiera llamarse entorno se ha vuelto extraño y complejo desde lo fácil: avanzamos en considerables apéndices de la inteligencia artificial y las unimos a nuestros cuerpos e inteligencias de manera invasiva, peligrosa. Nos matan por un celular y nos morimos sin uno. ¡Qué fácil es ignorar hallazgos, guerras, cánceres de los políticos y de los banqueros! No sé, presumo que Nietzche no calculó que alguna vez su SÚPER HOMBRE fuera una caricatura de lo frívolo y de lo mediático.”

Publicado por Raúl A. Mejía