Google+
El Malpensante

Columna

La mala

En noviembre de 2013 fue publicada una biografía no autorizada de Lucía Hiriart, la viuda de Pinochet, firmada por Alejandra Matus bajo el título Doña Lucía. Esta reseña es también una mirada al significado histórico de esa figura nefasta para los chilenos.


© Juan Carlos Cáceres • Grupo Zeta 
 
Hace poco se publicó en Chile Doña Lucía, una investigación periodística sobre Lucía Hiriart, la mujer de Augusto Pinochet, y en un par de meses lleva tres ediciones y contando. Era obvio que iba a ser un superventas, era obvio que la historia de la viuda del dictador, que está viva y reside en Santiago, nos tenía que interesar: durante diecisiete años su figura de mujerona ridícula y su vocecita insoportable fueron parte del paisaje que hoy es maldición y es sombra. Lucía fue el complemento perfecto del cambio que supuso la imposición de la bota militar: mientras la Junta perseguía a los partidarios de Allende con una crueldad que nadie había anticipado, ella, que muy pronto demostró un afán de figuración sin orilla, se ungía a sí misma como vocera del retorno del orden doméstico y la obediencia tradicional.

Lucía Hiriart fue para mi generación la encarnación más nítida de la vieja de mierda, arquetipo universal que no dudo que exista también, con sus variantes, en Colombia. La odiábamos, porque ella y los suyos nos estaban haciendo daño, pero incluso entre la clase alta de derecha era un personaje ridiculizado –por el prejuicio de clase hacia las “mujeres de milico”–, desdén que entre ellos solo se convirtió en indignación después de las revelaciones judiciales del caso Riggs, cuando se descubrieron millonarias cuentas en bancos extranjeros de ese patriota soldado y su familia.

Lo que no era tan obvio es por qué tardamos tanto. Por qué nadie pensó antes que podía ser importante tratar de comprender las motivaciones de una mujer que tuvo tanto poder sobre nosotros, mereciéndolo tan poco. Quizás algún antiguo colaborador del personaje pudo contar ciertas verdades. Pero las jefas de gabinete no escriben libros, los guardaespaldas no escriben libros, los soldados tratados como servicio doméstico no escriben libros. Podrían haberlo hecho, por supuesto, pero hoy Lucía y su familia son un virus, y nadie quiere acordarse de que algún día estuvo muy cerca, inoculado, contagiado con ese virus.

Página 1 de 1

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel

Febrero de 2014
Edición No.149

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores